Llovizna de Fran Toro

La novela que se escribe a sí misma. 

Fran Toro, el autor, ha hecho un gran trabajo de estructura y ensamblaje con esta obra que contiene dentro de sí otra obra que quizás es ella misma, como los cuadros de Escher. 

En 1962, en Barcelona, ocurre una catastrofe natural. Una riada, más bien un río crecido convertido en lodo por toda la tierra que lleva consigo, arrasa con un pueblo del extrarradio de la ciudad. La novela se teje en torno a esta tragedia. Narrada en dos tiempos, cuenta la historia de la desgracia que vive Manuel a causa de la catástrofe natural y, a su vez, nos muestra dos subtramas muy interesantes: la de la escritora que decide contar la historia de Manuel y la que gira en torno a la desaparición de Teresita, hija del fotógrafo del pueblo, encontrada el mismo día de la riada horas antes de que el río borrase las huellas del barrio de La catalana.

“… la lluvia, aún fina e ingrávida, cuchichea con la uralita y la chapa que cubría buena parte de las casas del barrio.”

Llovizna

Emigración, pobreza y relaciones familiares complejas salpimentan la narración mostrando personajes humanos que procuran por hacerlo lo mejor que pueden con las circunstancias que les ha tocado vivir.  En la narración, la  lucha por la supervivencia está llena de dudas, de culpa, y en el caso del protagonista, también de tristeza.

Después de leer Llovizna pensé: a veces la naturaleza no está de nuestro lado.

Tuve la oportunidad de asistir a la presentación de Llovizna en la https://bibliotecavirtual.diba.cat/es/ y me pareció muy interesante la intención del autor de que la ciudad, o más concretamente el barrio de La Catalana, tuviera tanta fuerza que casi pasara a ser un personaje más de la obra.

El autor logra lo que se ha propuesto, pero además me gustaría destacar otros aspectos de la novela que son todo un acierto. Uno es la forma como está manejada la amistad entre los adolescentes del barrio: Adriá, el hijo del protagonista, y Jarri su mejor amigo. También me gusta la sensación de vecindad que se respira en algunas escenas, como si los vecinos fuesen los parientes que los protagonistas en realidad dejaron en Murcia o en Extremadura. Además, tuve dos momentos que me sorprendieron positivamente durante la lectura: el primero fue al identificar quien es el narrador en segunda persona que cuenta una de las dos mitades de la historia y la segunda fue al descubrir el juego de ensamblaje.

Por último, destaco que la novela tiene muy buen ritmo y te atrapa desde la primera página. Así como la llovizna empapa sin darnos cuenta, la historia nos envuelve hasta encontrarnos en la última página y con ganas de más.

He tenido el privilegio de entrevistar a Fran Toro. Publicaremos la entrevista este sábado.

LLovizna https://olelibros.com/comprar-libros/narrativa/cum-sideris/llovizna/

Un comentario en «Llovizna de Fran Toro»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *