Las mudas soledades

Las mudas soledades cayó en mis manos de la mejor forma: como un regalo.  Pienso que es precisamente lo que hacen los buenos poetas, le regalan versos a la sociedad. Pedro Gascón, el autor de este poemario, es uno de ellos.

Mirar al cielo. Poder respirar.

Sentirse sombra de un cuerpo perseguido.

Así la vida.”

Las mudas soledades trae muchos regalos. Un poemario compuesto por cuatro apartados que encierran temáticas diferentes,  aunque relacionados uno con el otro, acerca de la existencia de nosotros dentro de una familia, la sociedad y en definitiva el mundo.

A esta hora en que la sangre

En la tierra penetra

En tu nombre florece

La sombra del mío.

                      –Roca contra roca

                         Como

                         Palabra contra palabra

En mis labios, ocultas

En la aéreas ondas del aliento,

Crecen y se derraman

Las raíces que buscando  están tus huellas.”

Las poesías de Pedro Gascón suenan y  también se ven. Construidas con una cadencia, aún cuando son verso libre, y también con un juego visual para que la lectura se convierta en una experiencia completa.

Nos  habla de luces, de sombras y también de caídas

V

   E

R

  T

I

  G

I

  N

O

   S

A

   S

a juego con la portada, una muestra más de su buen hacer en el rol de editor.

Detrás del poeta asoma la persona, alguien con una profunda sensibilidad social que critica problemas siempre vigentes como la migración, ante la cual seguimos actuando

tan torpes como el abrazo perdido

Después del recorrido por su poemario me quedo con ganas de seguir las palabras de la cita de Antonio Gamoneda con las que el poeta cierra el poemario

así las cosas

La locura es perfecta”

Pedro Gascón es el editor de Chamán ediciones y también un excelente poeta. Esta reseña va con todo mi agradecimiento y admiración.

En estos días que se publica tanta poesía emergente, Las mudas soledades es uno de los poemarios que merece la pena tener.https://chamanediciones.es/producto/las-mudas-soledades-pedro-gascon/

Un comentario en «Las mudas soledades»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *