CHECK IN 

llegamos al vuelo

apenas

el nosotros

no aparecía en las pizarras

era la amargura

tan estridente

como el trajín

que nos impulsaba

dos objetos extraviados 

en un mismo mar


DESPEGAR

ojos secos

salida de emergencia

localizada

-como si sirviera-

vértigo

en las entrañas

sensación de muerte

en lo que se ama

y un cinturón

que se ajusta 

consultando

por la resurrección


ON AIR

las horas de volar

son de cartón

en ellas hago zoom

sobre momentos del pasado

tomo decisiones que hace rato

se enfrían en el fondo de la taza

en las horas de volar 

sueño nublado


POAS

no duermo

solo parezco 

tal como la indómita

alma del volcán

aguardo ser 

lenguas de fuego

soldarme a la tierra

de tu humanidad


ROSA  

extenuado me duermo

al amparo del silencio

que te calla

pensarte es sedicioso

acaso insoportable

agotador

y tu nombre 

es el tallo de una rosa

atragantado

en la verdad

del sentir

del corazón


HOTEL

el abismo parpadea

sus bolsillos llevan

sirenas

su corazón

baila en la incordia

entre las ollas

con las que prepara

a fuego lento

el desenlace


YO

a veces solo soy

caimanes iguanas basiliscos

estoy

quieto

camuflado

paso

desapercibido

en un paisaje 

igual 

al que sueñan

los pájaros ciegos


MEANWHILE

ya no mido la distancia

ni la suerte

todo se trata de una larga

despedida

la muerte se detiene

baila bebe

procastina

y el mundo sigue

latiendo en mis ojos

en ese asombroso mientras tanto

de la vida


WAITING

te espero

en el puente colgante

sosteniendo en la boca una sonrisa de cigarro

una guacamaya en el hombro

colorida y vistosa

como te pienso

hablando aunque te escuche brumosa

y a ninguno le importe

porque el sexo no tiene remedio

ni el tiempo

ni el color de las cosas

te espero en silencio

aunque nunca sepa

de cuál  margen

harás tu aparición


PATRIMONIO

en casa tengo

un gato blanco

como la leche

hongos en la cortina

una cordura resiliente

la pava descascarada por el sarro

un casi extinto cepillo de dientes

estos y otros objetos que mientras camino

por las calles no aparecen

igual que tu rostro sonriente

en la foto grupal en la escollera

todo lo que te pienso

todo lo que concibo

al soñarte como punto de partida


SOUVENIR

pienso romperte como vidrio

cortarme con el filo de pensarte

arrojarme a tus pies por el acantilado

armar docenas de frases sin sentido

para regalarte en frascos de mermelada

pienso en declararte la guerra

en renunciar a sentir

en viajar a otro cuerpo

donde no quepas no llegues no sepas que estoy

me declaro en tu nombre

harto del amor

hastiado de no saber

agotado por la incertidumbre de no poder precisar

el alcance del sin sentido

la emoción de tus labios

la dirección en las que debo girar

las tapas de los frascos


OVEJERA

en tu intimidad

los corderos ladran

la ternura tiene

límite de acantilado

indistinto el silencio

se preña de presagios

de la calma 

de la guerra

la bruma se presenta ordenada

con tu voz de alisios

que ondean las banderas

del ánimo

y nunca la sensación es de morada

de pan caliente y horizonte lineal

un animal te engulle

un ruido te percute

no importa cuánta belleza 

carguen los contornos de tu humanidad

tu intimidad es de perros que no conocen

placidez ni bonanza


EXCEPCIÓN

ordeno los estantes del silencio

plancho las camisas de soñarte 

lavo la ropa de extrañarte

coso dobladillos al aburrimiento

adquiero víveres y espero

te espero cotidiano sin otras pretensiones

a salvo el cielo

a salvo el cielo


SUDESTADA

cómo quien mira

de frente hacia el océano

así te pienso

dejándome abrazar por la sal

de eso que eres

un norte huérfano de brújulas

caricia sin la carne de las manos

elemento insustancial que llega y que me toca

así te siento

cómo si escuchara la cadencia

de tu respirar


ELE

Corre hacia ti

mi sangre

ahora entonces

todavía


RELIQUIA

El amor es un límite cortante.

Una idea abstracta. 

Un motor. 

Un posible modo de conferir sentido a la existencia. 

Una sustancia etérea. 

Un objeto del pasado.


ESCALOPES

Este vacío de viaje en blanco me cura hasta los huesos. 

Leo mi propia existencia en las viñetas de lo que traigo.

Me depilo el vértigo.

Froto el lomo de mi humanidad contra las piernas de la calma. 

Arrojo la vaguedad y la corteza. 

Me dejo besar abierto al devenir que llega por el río de la novedad

en las canoas del crepúsculo.


ENE

La naturaleza lleva intrínseca una dosis infinita de brutalidad 

al menos

no presume ser civilizada


RAIN FOREST

el bosque me atraviesa

hilvana los recuerdos

hay alegría desolación

brutalidad irrelevancia

veo una hoja caer

¿soy yo?


Victoriano Campo

Escribo para mantener a salvo los rudimentos de la cordura y recordar la certeza de lo efímero. Pensando en cosas absolutas pese a la fugacidad de la existencia. Persigo la tranquilidad, la calma y el equilibrio. Sé que los interrogantes más elementales permanecerán sin respuesta. Viajo herido de muerte, celebrando la vida.

Un comentario en «“Tiquicia” por Victoriano Campo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *