JUEVES

Bajo del tren

casi a medianoche

sobre el andén aguarda

el aguacero

mojarme en la nostalgia 

cala hasta los huesos

regresa a la laguna 

profunda la memoria

al cabo cuando escampa

me lleno de presente

viene también el que he sido 

a mirar las grietas en el techo.

ÚRSULA

Tuvimos una vida

detrás de la terminal 

entre bambalinas de lo cierto

y al margen del futuro

en algún cuándo se extravió

el dolor por tu ausencia

quedó una cicatriz

herida sin respuesta

aparto mi presencia

de toda cercanía con lo terminal 

me aferro al mundo previsible

y recto del ferrocarril. 

NO

No quisiera encontrarte

en la fila del Banco de la Nación Argentina

en el trayecto al baño del restaurante de la diagonal

en el reflejo de los cristales de las vidrieras que veo

en el agua sucia de lo que pienso mientras camino

no quisiera saber

que a tus hijos los nombraste Aldo Juana y Camilo

que Juana es el retrato vivo de la abuela

que Camilo estudia arquitectura en la facultad de filosofía

que Aldo es otra cruz olvidada de pie en el cementerio

no quisiera volver

a sostener la mirada azul de tus ojos negros

a sentir proximidad con el anaranjado de tu piel

a perderme en el conteo vacuo de tus pecas

a palidecer cuando me falte todo (ese universo).

IMPOSIBLE 

A veces lo imposible es improbable

expreso deteniéndome 

frente a lo absurdo de la paradoja

quedo sumido en pensamientos

hasta asestarme un disparo en el corazón. 

A veces la casualidad está repleta de destino.

Una fragancia viaja hacia adentro 

un cabello perfumado entre la multitud de un Museo

es suficiente hallazgo para gritar que la realidad 

como ha sido concebida, sencillamente, ha muerto.

NUEVO

Úrsula me espera

junto a su nombre

la idea de encontrarla

estruja mi humanidad 

no quiero conocer nada

con posibilidad de resignificar

lo que sostiene 

los muros de la historia

no quiero distraerme 

de la luz del devenir 

del foco que promete

nada especial

confieso haber llegado

más temprano a la estación 

sin valor para fugar 

trepado a una formación

rumbo a su cuerpo 

por las calles de Junín

el deseo quiere arrojar

semillas de futuro

a esta altura de las cosas

son relativos los veredictos

asisto puntual al encuentro

una cita con la vida.


Victoriano Campo

Escribo para mantener a salvo los rudimentos de la cordura y recordar la certeza de lo efímero. Pensando en cosas absolutas pese a la fugacidad de la existencia. Persigo la tranquilidad, la calma y el equilibrio. Sé que los interrogantes más elementales permanecerán sin respuesta. Viajo herido de muerte, celebrando la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *