Victoriano Campo

Escribo para mantener a salvo los rudimentos de la cordura y recordar la certeza de lo efímero. Pensando en cosas absolutas pese a la fugacidad de la existencia. Persigo la tranquilidad, la calma y el equilibrio. Sé que los interrogantes más elementales permanecerán sin respuesta. Viajo herido de muerte, celebrando la vida.

ya no te nombro,

estás en el velo

a través del cual

aprehendo el mundo,

savia en mi torrente,

primavera de la fe,

inmensidad,

inmensidad,

canto que es grito, es llanto, es oda,

también silencio frente al himno de tus pies,

amarilla, azul, anaranjada casi roja,

pulsión primaria de la pasión,

acaso en la noche, posible consuelo.

*

cada vez que yazgo,

imagino nos miramos,

entonces cobra el mundo

esta postura ladeada,

existir se hace oblicuo,

igual que mi sentir,

el deseo sólo se concilia

con los cauces desmadrados.

*

creces dentro,

con un líquido ámbar te gestas

absoluta y solar;

pero a la vez,

tu tiempo se desintegra,

pinchado en las horas de la arena,

¡cuanto más a prisa, menos queda!

por eso me detengo,

a la vera del día

tomo tu rostro entre las manos,

te miro al fondo de los ojos,

todo, es este presente que te besa,

lo demás puro espejismo,

lleno del humor negro de las promesas.

En el Club Poético de Irredimibles se dan cita poetas inéditos, poetas publicados, poetas amateur, poetas noveles, poetas profesionales, rapsodas y quienes se acerquen al mundo de la lírica en cualquier formato de la mano de Victoriano Campo y Laura Márquez.

Un comentario en «Club Poético: Victoriano Campo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *